Autor: Jose María Toro. Maestro, formador y escritor.

Categoría: Educación Consciente.

Palabras Clave: Educación, respiración, vacaciones, ocio y descanSER.

¿Qué hace la escuela con la respiración? 

Por lo general, lo más habitual es convertirla en un tema a estudiar. Suele incluirse como un tema de conocimiento del medio. Algo que me llama la atención ya que la respiración acontece en el interior del niño y no fuera de él.

Sin lugar a dudas, tenemos en la respiración un tema fundamental de cara al autoconocimiento del propio sujeto.

Lo importante para la escuela suele ser que el niño aprenda, aunque sea con nuevas tecnologías o con metodologías innovadoras, cómo funciona el aparato respiratorio y sepa los nombres de los órganos que lo conforman. 

Pero lo esencial es enseñarle el papel de la respiración, así como la importancia de respirar adecuadamente.

Desde una Pedagogía del Corazón, lo fundamental sería aprender a respirar.

La escuela no enseña a respirar; es una manera de decir que la enseña a vivir. 

Por supuesto que es importante conocer el sistema respiratorio… Claro que sí, pero tendremos que ver cuándo es necesario, conveniente y adecuado dicho conocimiento. ¿Acaso un niño o una niña de 8 o 9 años necesita ya a esa edad dicho conocimiento?

Lo que sí necesita aprender a esa edad es cómo su manera de respirar afecta a cómo se siente por dentro.

Y tener claro y presente que lo esencial es saber respirar

La escuela ha de plantear la respiración como un plato exquisito que podemos saborear, como una dinámica que, aunque depende y está bajo la influencia de nuestro sistema neurovegetativo autónomo, podemos aprender a hacer un uso consciente y voluntario de los modos y maneras de cómo respiramos.

Los programas y el currículum no han de estar al servicio 

de las disciplinas sino de la Vida

Los contenidos y, más concretamente, aquellos contenidos o conocimientos referidos a la respiración, podemos convertirlos, usarlos y vivirlos continentes para el autoconocimiento y para el desarrollo de la pasión por seguir aprendiendo.

Con relación a la respiración, no solo es saber cosas de la respiración, sino aprender a “saborear” la respiración.

En el vídeo comparto un momento de mi intervención en el V Congreso de Educación Emocional, celebrado en el Colegio de Médicos de Pamplona, en 2019, en el que ahondo en este papel de la respiración en la escuela, así como en las maneras de presentarla y abordarla.

Espero que podáis disfrutarlo como las personas que participaron en dicho evento.

ENLACE VÍDEO YOUTUBE: https://youtu.be/6TcX8FdGOPg

Comentarios sobre el contenido del vídeo.

En esa intervención, aunque muy someramente, señalaba una serie de pasos, momentos, dinámicas o actitudes tan importantes y fundamentales, en los que voy a detenerme unos instantes en ellos.

A veces, por la rapidez y la urgencia que rigen nuestro tiempo, pasamos por las cosas, por las cuestiones, por los contenidos formativos, como bailarinas de ballet, es decir, de puntillas.

Por eso, vamos a plantar todo el pie de nuestra atención y conciencia en esos pasos o actitudes que se señalan en este vídeo.

En él se indica que una primera cuestión a considerar y tener en cuenta es LA PASIÓN DEL MAESTRO.

Si no presentamos con pasión un tema, un contenido, una idea… los niños no se sentirán atraídos por ella.

Sabemos de la importancia de la atención para las dinámicas y tareas propiamente académicas, escolares o curriculares. 

Pero también para el conjunto de nuestra vida en general. Sin atención no hay aprendizaje. Sin seducción, sin magnetismo, sin motivación en el educador, no hay atención.

En la intervención que hemos visto, señalaba justamente, como segundo aspecto a considerar, lo que os decía sobre la relevancia de EXPLICITAR EL SENTIDO Y SIGNIFICADO, LA IMPORTANCIA DE AQUELLO QUE SE ABORDA.

Como tercer aspecto, muy relacionado con el primero, se plantea la importancia y necesidad de SUSCITAR INTERÉS, GENERAR INTRIGA, CURIOSIDAD O ASOMBRO.

Como cuarta actitud o dinámica señalaba el VINCULAR EL TEMA CON NOSOTROS.

El alumno tiene que sentir, de algún modo, que lo que se va a tratar en clase tiene que ver con él y que tiene alguna relación o implicación con lo que vive y cómo lo vive.

El educador tiene ante sí el reto de plantear EL TEMA ABORDADO COMO VÍA DE AUTOCONOCIMIENTO.

No solo saber cosas sino saborearlas, experimentarlas.

No solo conocer sino avanzar y crecer en sabiduría.

Es abrir esa gran posibilidad de usar cada aprendizaje como una ocasión privilegiada para desarrollar y actualizar lo más posible el potencial de cada alumno. 

Y también del maestro. 

Y también de los padres.

Por eso concluía, como sexto aspecto a considerar, con la necesidad y el reto de VIVENCIAR Y EXPERIMENTAR LO QUE EXPLICA.

Toda explicación no es sino prefacio, prolegómeno o introducción, un puente hacia la vivencia y la experiencia.

Es lo que permite que el niño pueda vivir un contenido escolar no como algo para el futuro, para más adelante, para cuando sea mayor y ejerza una profesión, sino para ahora mismo, para el momento presente. 

En cierto modo, este elemento vivencial y experiencial recoge, integra y hace posible todos los anteriores

algo cobra sentido y revela su significado cuando se vivencia; 

lo práctico y útil nos motiva y suscita interés.

Y algo decisivo: 

es en la ejercitación, en la praxis, 

donde los potenciales se actualizan y desarrollan. 

La anécdota final del castillo de naipes nos recuerda algo muy importante: la escuela ha de enseñar cosas que no se queden solo en ella, sino que puedan llevarse y seguir ejercitándose en el cotidiano vivir, en la casa y en la calle.

NOTA: El vídeo es parte de la formación “PEDAGOGÍA DEL CORAZÓN. Recursos educativos” que se ofertará en INFINITY UNIVERSIDAD.

Para profundizar: 

“EDUCAR CON CO-RAZÓN” (21ª ed.)  http://bit.ly/2E9xt87

Señalado como uno de los libros pedagógicos de mayor impacto en la última década.

Un libro calificado como “medicina”, “aire fresco” y “compañero de viaje” para maestros y maestras.

Un libro para leer o releer en cada inicio de curso…. 

a mediados e incluso al final de toda vida dedicada al sagrado oficio de educar.

Un libro para encender o mantener viva la llama de la vocación y de la entrega de educadores y educadoras en la familia y en la escuela.


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *